Quantcast
El tiempo en: Benalmádena
17/10/2021

Benalmádena

El documento del mes de la Biblioteca Pública pone en valor el patrimonio histórico

En el Fondo Local de la Biblioteca Arroyo de la Miel se pueden consultar libros y otros documentos sobre la época prehistórica en el municipio

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • DOCUMENTO DEL MES EN LA BIBLIOTECA ARROYO DE LA MIEL.
  • El Museo Felipe Orlando conserva en una de sus colecciones los restos encontrados en la Cueva de los Botijos y en la Cueva de la Zorrera

La Biblioteca Pública Arroyo de la Miel pone en valor el patrimonio prehistórico de Benalmádena con una exposición durante el mes de octubre de documentos procedentes de su Fondo Local.

Parece que los primeros asentamientos en Benalmádena datan del periodo Solutrense del Paleolítico Superior y prueba de ello son algunas de las cuevas que aquí se encuentran. Es el caso de la Cueva del Toro, también llamada del Calamorro, descubierta en 1969, cuyo interior alberga pinturas que desvelan signos ideomorfos en torno a un tema central protagonizado por un toro acéfalo y una serie de puntos negros cercanos a esta figura.

Durante el Neolítico, se ocupa gran parte de lo que hoy se denomina la Serrezuela, donde se ubican las interesantes cuevas como la de Los Botijos, también conocida como Cueva de los Cacharros, y de La Zorrera. Ambas constituyen un punto de partida para el estudio de la cerámica neolítica meridional, tanto por la diversidad de sus formas como por su buen estado de conservación.

Este dato es solo una muestra de lo que la huella del pasado ha dejado impregnado en Benalmádena. Restos arqueológicos paleolíticos, musulmanes, cristianos forman parte del patrimonio de esta localidad.

En el Fondo Local de la Biblioteca Arroyo de la Miel se pueden consultar libros y otros documentos sobre la época prehistórica en el municipio. Además, el Museo Felipe Orlando de la localidad conserva en una de sus colecciones los restos encontrados en la Cueva de los Botijos y en la Cueva de la Zorrera.

COMENTARIOS